Mosquita muerta, un negocio de moda para adolescentes

Mosquita muerta, negocio de ropa

Los negocios en Internet son la nueva moda. Así lo sabe bien Eduardo Rivas, contador, creativo, diseñador de modas, marketero y publicista, y papá de “Mosquita muerta”, un negocio que se desarrolla por Internet y que tiene como clientes a adolescentes que buscan el buen vestir y ser diferentes a las demás.

“Mosquita muerta” nació como un proyecto en el 2008, para atender la demanda de un público cautivo. “Lo que vimos en el 2008 es que había un incremento de adolescentes que querían vestirse bien. Comienza en la propia universidad. Saga y Ripley lanzan su temporada marzo poleras amarillas. Entonces las chicas compran y van a la universidad, y encuentran 100 poleras amarillas. Vimos que había ese público y empezamos a trabajar con ellos”, comenta Rivas.

El publicista refiere que un gancho de su negocio son los precios y las colecciones que ofrecen: “No ganamos por prendas, sino por volumen de colección. Y para esto tienes que tener buen ojo para que la colección se te acabe en 7 días máximo.  Si no una colección demora en 15, ya es una pérdida”.

Asegura que parte del éxito de “Mosquita muerta” es la interacción que mantienen en las redes sociales, en el modo de autoservicio.

“El que viene acá ya sabe lo que viene a comprar. Escoge lo que vio en Facebook, viene y se lo lleva. Ellas ya vienen a comprar”, sostiene Eduardo.

Otro punto creativo es que se revalora la importancia de la mixtura de la moda limeña, por lo que se deja de lado lo que está en boga fuera del país. Las colecciones no salen por temporadas: “No sacamos moda internacional, sino limeña. Ahorita seguimos vendiendo bivirís, shorts, faldas. Lima en las noches es invierno, pero en las mañana es verano todavía”.

Rivas afirma que para armar  sus colecciones se guía del día a día que su público fluctúa entre los 15 a 22 años. “Generalmente ese público está metido en Internet todo el día, y ahora mucho más porque andan con los Smartphones y los Blackberrys”, expresa.

* Por Giancarlo Ramírez

Fuente: LaRepública.pe

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion