3 sencillos pasos para no caer en el desgaste

Ambiente laboral

Muchos emprendedores ni siquiera piensan dos veces cuando se trata de trabajar todo el día. Marissa Mayer, quien fue la empleada número 20 de Google y actualmente se desempeña como Vicepresidenta de servicios locales, no es la excepción. Cuando Google era una empresa pequeña trabajaba 130 horas a la semana y continuamente dormía en su escritorio.

“En mis primeros cinco años en Google, era común que me quedara toda la noche al menos una vez a la semana”, afirma Mayer. “Era demasiado trabajo”. Para las empresas jóvenes que requieren demasiado de sus empleados, el exceso de trabajo puede orillar al desgaste. Aprender a prevenirlo -para ti y para tus empleados- es esencial para lograr el éxito como dueño de un negocio. Aquí te presentamos los tres pasos para iniciar.

Paso 1. Busca síntomas de resentimiento“. El burnout (o desgaste) se debe a los resentimientos”, dice Mayer. “Prevenirlo depende de que te conozcas a ti mismo lo suficientemente bien para saber qué es lo que estás sacrificando que te está provocando resentimientos”.

“La pregunta es si puedes recargar tu energía cuando estás cansado”, añade Michael Leiter, profesor de psicología. “Si no puedes restaurar tu energía o resolver tus conflictos en el trabajo, te sientes exhausto y desmotivado, estás a un paso del desgaste”.

Paso 2. Encuentra tu “ritmo”. La teoría de Mayer se basa en que necesitas definir cuál es tu “ritmo”, refiriéndose a aquella actividad que te provoca resentimiento cuando no la puedes realizar. En palabras de Leiter, se refiere a la actividad que restaura tu energía. Esto puede ser dormir ocho horas en una noche, hacer yoga diariamente o dar un paseo por la naturaleza una vez a la semana.

Cualquiera que ésta sea, es esencial para tu satisfacción que la hagas.

“Las personas -en especial los emprendedores- pueden tener enormes cantidades de energía y de tiempo”, afirma Leiter. “El exceso de trabajo no desgasta a la gente per se, sino que hacerlo sin saber aquellas cosas que te hacen sentir bien”.

Paso 3. Dale a tus empleados alguna libertad. Cuando Mayer sospecha que alguien de su equipo puede caer en el desgaste, le pide que encuentre su “ritmo”. En algunos casos ellos han llegado con situaciones como “Necesito cenar en casa al menos los jueves” o “Necesito llegar a tiempo al partido de futbol de mi hija”. Ella otorga estas libertades, sin excepción.

“No puedes tener todo lo que quieres”, previene Mayer. “Pero puedes tener las cosas que son realmente importantes para ti. Eso te motiva a trabajar muy duro por un largo periodo de tiempo en algo que te apasiona”.

Fuente: Soyentrepreneur

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion