Cómo reducir el estrés en el trabajo

Paul Baard, psicólogo organizacional y motivacional de la escuela de negocios de la Universidad de Fordham, en Nueva York, sabe exactamente lo estresante que puede resultar un ambiente laboral. Baard ha sido consultado por atletas en el exigente mundo de los deportes profesionales.

¿Qué secreto divulgó entre esos clientes? Cuando uno está deprimido o desanimado, puede ayudar a los demás alentándolos.

En lugar de atribular a un equipo con pena y falta de confianza en uno mismo, intente ayudar a los otros, aconseja.

La edad, ocupación y las circunstancias familiares, entre otros factores, pueden jugar un papel importante en la forma en la que los trabajadores responden a los diferentes factores estresantes. Sin embargo, los expertos dicen que hay pasos que pueden ayudarlo a uno a tomar el control de su felicidad en el trabajo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




– Encuentre sentido a sus tareas. El compromiso con uno objetivo más allá de la autopromoción puede ayudar a un trabajador a controlar sus niveles de estrés, dice John Weaver, psicólogo de Psychology For Business, una consultora de empleo localizada en Brookfield, Wisconsin.

Recordar por qué uno está en un sector determinado del mundo del trabajo puede ayudar a alguien a manejar su estrés, afirma Weaver.

– Reduzca sus expectativas. Dada la energía que los empleados dedican a su trabajo, puede que sean bastantes las expectativas envueltas en el trabajo. A menudo, los trabajadores proyectan en sus empresas sus oportunidades de desarrollo de carrera, de socialización y crecimiento personal e intelectual.

“Con tantas expectativas, no es de extrañar que el trabajo no pueda cumplir con todo eso. Por lo tanto, nos decepcionamos, pero no sabemos que el trabajo podría satisfacer todas esas cosas”, sostiene Ken Pinnock, director asociado del área de servicios y relaciones con los empleados de la Universidad de Denver.

“El camino de vuelta de esto es tratar de obtener una perspectiva sobre el trabajo, advirtiendo de que, en última instancia, todavía estamos a cargo de nuestras carreras y trabajo, y no tenemos que recurrir a nuestros empleadores para desarrollarnos a nosotros mismos, o recurrir a ellos para ser responsables por nosotros”, opina Pinnock.

– Mire a los ‘desafíos’, no los ‘problemas’. En lugar de percibir problemas en el trabajo, poner atención en los desafíos.

“La gente que se acerca al trabajo como una oportunidad para aprender están mucho más satisfechos con sus empleos y rendimiento, y se encuentran dispuestos a asumir nuevos retos”, asegura Weaver. “No están tratando de demostrar que son los más inteligentes. Es probable que sean los que más aprenden de sus propias experiencias y errores.

Fuente: The Wall Street Journal

comments

Autor entrada:

Deja un comentario