El home office es la alternativa en la era del humano

En el entorno actual, los modelos de negocios se ven en la necesidad de rediseñarse, redefinir las proposiciones de valor y reinventar los sistemas sociales, puesto que la era humana presenta una oportunidad para que se aproveche el potencial de su gente para impulsar sus negocios. En este sentido, el Home Office una alternativa, si es que se aplica correctamente a través de las personas correctas.

El home office es una tendencia mundial, hay que analizar detenidamente las implicaciones que tiene, antes de implementarlo. Trabajar en casa no es, como muchos suponen, tan cómodo, por lo menos no para las empresas y los propios empleados, pues hay diversos factores que pueden influir negativamente en su desempeño.

Si bien existen muchas ventajas en torno al trabajo en casa, también existen una gran cantidad de distractores internos y externos, como los hijos, las mascotas, el esposo o esposa, la televisión, la lavadora, etcétera, que afectan de manera directa la calidad y la producción de los trabajadores. Existe una escasa cultura laboral que separe la vida privada del trabajo, por lo que esta es la razón más importante por la cual muchos esquemas de home office han fracasado. La gente está acostumbrada a ir a un centro de trabajo y si se queda en casa, a mezclar sus actividades.

Por ello, es recomendable que antes de implementar el trabajo flexible, analices bien cuál es el mejor esquema para tu negocio, o bien, si ya lo has establecido, replantearlo para generar una mayor identificación del personal con tu empresa y no afectar tu productividad, o buscar un lugar adecuado para laborar que no necesariamente sea la empresa.

– Si el home office es para tus empleados. Habrá algunos que lo acepten y se adapten perfectamente y habrá otros que no. Revisa a conciencia los riesgos que un punto de rendimiento decreciente que puede impactar el coste de un control de calidad ante una menor supervisión hacia los trabajadores. 

– Para las empresas que lo han implementado -primero a través de programas piloto- logran ahorros de por lo menos 30% en los costes operativos como agua, luz, renta y gas; hasta un incremento de 54% de la productividad de sus colaboradores, pasando por una menor tasa de absentismo laboral,  menos gastos de producción e infraestructura necesaria, así como la mejora de los plazos de entrega y ventajas medioambientales, entre otras.

– El Home Office es una tendencia inevitable debido al avance tecnológico y las circunstancias de las ciudades (como el tránsito o las largas distancias que deben recorrer para trasladarse hacia los lugares de trabajo), y la constante necesidad empresarial por reducir costos, entre otros elementos que sin falta encaminan los esquemas laborales hacia ese destino.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion