¿Estás de acuerdo con la poligamia laboral?

Poligamia laboral

¿Sabes qué es la poligamia laboral?, pues como su mismo nombre lo dice es la actuación múltiple y simultánea del ejercicio laboral en más de un escenario, en donde la única visión y misión que en realidad cuentan son las que posee el individuo.

La poligamia laboral cada día es más común y podría ser una ventaja y a la vez una desventaja para el mercado laboral.

Tal vez no todas las personas la practiquen, pero buena parte de los profesionales no sólo tienen un trabajo, pueden tener dos o más. Eso significa que deben manejar, interiorizar y modelar valores similares o distintos en cada uno de ellos y, por si fuera poco, demostrar con la misma efectividad que está comprometido con la empresa una vez que ingresa a ella.

¿Es esto posible? Para Félix Socorro, doctor en Ciencias Administrativas, consultor y autor de varios libros de gerencia, talento humano y administración, el tema de la poligamia laboral “claro que es posible”.

Sin embargo, el experto señala que no es como lo teorizan quienes imaginan que el empleado debe estar comprometido con la empresa para lograr así que las metas se cumplan. Por el contrario, dijo que el empleado debe de estar tan comprometido con sus expectativas que no le importe el esfuerzo y los retos que debe enfrentar para poder materializarlas.

Para el empleado la tenencia de varios empleos puede resultar cansador o interesante, exigente o lucrativo, entre otras tantas coincidencias o contradicciones, pero para la empresa solo significa una cosa: ésta no satisface las expectativas económicas y profesionales de quien lo practica por necesidad y no por hobby.

¿Cómo se puede estar comprometido con alguien o algo bajo esas condiciones? ¿Cómo se puede exigir que se identifique con una visión que, aparentemente, no lo incluye en realidad?, se preguntó Félix Socorro.

Pero sea como sea, advierte el consultor, no se les puede pedir a las personas que se casen con una idea, un sueño ajeno, del cual son solo partes reemplazables pues, aunque se empeñen en negarlo, para nadie es un secreto que una de las decisiones que suelen estudiarse en momentos de crisis presupuestarias es el recorte de personal.

Y no importa cuánto haya dado una persona a la empresa, si existe algo que amerite su salida de la misma lo deberá hacer como si su esfuerzo careciera de valor. Entonces, ¿cómo exigir algo basado en una ilusión?, subrayó.

En vez de empeñarse en inyectar en las venas de los colaboradores lo que creen que es la empresa, quienes la dirigen deberían preocuparse por saber cómo el talento y las habilidades de cada persona pueden ser útiles tanto para su visión como para la de ellos, consideró Féliz Socorro, especialista en temas de talento humano.

Fuente: Sht.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion