La gestión eficiente de los equipos de trabajo en las oficinas

La gestión eficiente de los equipos de trabajo en las oficinas

La productividad del equipo de trabajo es muy importante para las empresas. Pero en algunos casos, se caracterizados por la rivalidad y competitividad de sus miembros, otros donde la grandeza del objetivo perseguido era tan valorada por sus miembros que a la hora de trabajar se dejaban de lado fácilmente las diferencias personales.

En otros casos, hay algunos en donde la falta de cohesión afecta hasta el punto de no permitir que se despierte la sinergia mínima que se esperaría. Por eso, para que un equipo sea eficaz, vamos a ver 4 factores a tomar en cuenta:

– Objetivos claros: Antes de comenzar es importante tener claro a donde se quiere llegar, visualizar el potencial, las posibilidades, oportunidades, y determinar claramente los objetivos a alcanzar en términos concretos, realizables y acotados en el tiempo. Además es útil cuando es posible elegir a los miembros del equipo, ya que de acuerdo a los objetivos será mejor contar con un perfil de personas u otro.

– Reglas de juegos definidos: Por lo general, no hay nada más sano que tener reglas de juego claras. De esta manera todos los miembros del equipo saben qué esperar y cuando (las responsabilidades). Aunque es bueno apostar a la responsabilidad compartida, es bueno que ciertos aspectos específicos correspondan a determinados integrantes.

– Comunicación: En este caso, una comunicación fluida, en todos los sentidos. Favorecer la comunicación e incluso provocarla. Es un feedback que favorece a todos los miembros de un equipo (en especial al líder que tiene por responsabilidad la gestión del equipo). Procurar el desarrollo de una comunicación asertiva: sinceridad y autenticidad, sin descuidar el respeto.

– Espíritu de colaboración: También debería surgir espontáneamente el espíritu de colaboración y sinergia. Si no se observa esta conducta en el equipo habría que revisar los anteriores porque seguramente estamos fallando en alguno.

Para todo eso, es indispensable la presencia de un líder capaz de descubrir los talentos de cada uno de los miembros para ‘catalizarlos’ y que, el todo sea más que la suma de las partes. Debe también inspirar a los suyos para que el objetivo perseguido sea asumido como propio por cada uno.

Fuente: Puro Marketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.