Oficinas de trabajo: Gestionar la incompetencia de tus equipos

En las diferentes empresas, no todas las personas tienen la suficiente competencia o dan el 100% de sus capacidades, sin embargo, la incompetencia, es un elemento central en la gestión de las personas que también debe analizarse y encarrilarse por el bien de una empresa.

La incompetencia, no es un pecado, por el contrario. En el escenario actual, los colaboradores no responden al 100% con el estereotipo de anuncio de empleo que busca gente creativa, comunicativa, ilusionada y que trabaje en equipo por poco dinero.

Por ejemplo, es cada vez más común el “caradura” que cada vez da menos, pide más y encima se queja. “Hemos de lidiar con la incompetencia, no sólo porque es más numerosa, sino porque la competencia apenas hay que gestionarla”.

1. Enseñar al incompetente: Al considerar al competente como un incompetente insuficientemente diagnosticado, éste último regularmente posee un alto potencial que ha sido insuficientemente trabajado al cual es necesario enseñarle a trabajar. No somos tan buenos como nos pensamos, pero podemos ser mejores de lo que creemos. Sin embargo, piensa que descubrirse en el reino de los incompetentes infunde paz y transmite un sentimiento de esperanza para emprender el proceso de mejora personal, además de asumir la responsabilidad de mejorar a quienes nos rodean.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


2. Trabajar con lo que tenemos: Ante múltiples presiones en las organizaciones por elevar los índices de productividad, expone que una persona puede fallar por falta de orientación o por falta de de recursos, por poco entrenamiento, por incapacidad o por agotamiento. Lo que se debe hacer es trabajar con lo que tenemos y consigna: con estos bueyes hay que arar, pero, siempre hay que mejorar, por ello la importancia de gestionar la incompetencia, en aras de lograr mejores resultados.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

comments