Productividad en la oficina: Evitar al empleado desadaptado

El empleado desadaptado en la oficina de trabajo

Por lo general, en las empresas, los hábitos de limpieza al comer, el orden en el escritorio, entre otros pueden ser motivos para que sus compañeros lo juzguen de manera negativa. Estos pequeñas molestias pueden terminar dañando la productividad y dividiendo a los empleados en tu entorno laboral.

La periodista Ruth Mantell elaboró, de la mano con especialistas, una lista de consejos para evitar ser el “desadaptado” de la oficina:

– Aquel que trata de congraciarse con el jefe a expensas de los errores de sus colaboradores genera juicios negativos. Por ejemplo, en una empresa, un empleado señalaba los errores de sus colegas ante el jefe luego de que estos se hayan cometido. Creó un malestar entre los trabajadores porque él nunca les proveyó de ninguna información mientras iban camino al fracaso.

– Hacer bromas o contar algún chisme de oficina puede liberar estrés. Sin embargo, quejarse constantemente del superior puede causar que sus colegas lo asocien con una negatividad tóxica. De hecho, en una encuesta realizada, indicó que el chisme era el comportamiento descortés más irritante para los trabajadores, junto con mandar mensajes de texto durante las reuniones.

– Ser desorganizado, especialmente en áreas de trabajo compartidas, puede generar sentimientos negativos. La comida que se olvida en el refrigerador hasta convertirse en una podredumbre puede ser altamente intolerable. De acuerdo a un estudio de Adecco, los empleados se sienten más productivos en un entorno limpio. Sin embargo, todavía hubo algunos que ven esta conducta como el efecto de muchas actividades o de la flojera.

– En oficinas con pocas puertas y varios cubículos, la etiqueta respecto a olores y ruidos es más importante que en otros ambientes. Calentar el pescado frito de anoche en el microondas es definitivamente un “no”. Aunque tal vez algo más grave que esto es el ruidoso de la oficina. Si necesitas concentrarte y alguien está hablando de más, puede afectar tu trabajo.

– Ser parte de la cultura de comportamiento en la oficina puede incluir un código de vestido e incluso las palabras que usas para hablar. Las palabras soeces pueden ser toleradas en ciertos contexto, pero pueden ofender a una gran mayoría si se las usa en situaciones inapropiadas, como en reuniones de personal. El envío de correos también es parte de esta cultura. Copiarle un correo a alguien fuera de la conversación o mandar un e-mail incluyendo a un destinatario oculto puede colocarte en la categoría de “indeseado” en la oficina.

Fuente: Gestión.pe

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion