5 formas espeluznantes en que las redes sociales están transformando el cerebro

redes sociales

No cabe duda que Internet nos está volviendo más superficiales y a veces desmemoriados. Incluso hay muchos que aseguran que hablamos más deprisa y escuchamos menos. Y para otros, la web no es un virus ni tampoco ninguna enfermedad, sino un simple reflejo de la sociedad en la que vivimos.

Lo cierto es que las redes sociales están transformando nuestros cerebros a pasos agigantados por culpa de nuestra creciente afición a los social media. De tal forma que esta transformación de nuestro cerebro es tan fascinante como terrorífica.

1. Las redes sociales son tan adictivas como las drogas

Entre el 5% y el 10% de los usuarios de las redes sociales son físicamente incapaces de controlar el tiempo que invierten en estas plataformas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




¿Por qué? Porque las redes sociales son en realidad tan adictivas como las drogas y alteran nuestro cerebro de forma idéntica a como lo hacen estas sustancias.

Las zonas cerebrales que resultan más damnificadas con nuestra “adicción” a los social media son las zonas que controlan nuestros niveles de atención, nuestras emociones y decisiones.

Hace poco, Wilhem Hofman, profesor de la Universidad de Chicago, realizó un estudio sobre los deseos que experimentaba una persona donde los sujetos de estudio enviaban un mensaje sobre los deseos que habían experimentado en los últimos 30 minutos.

Y nadie hibiera imaginado que se recogieron diferentes de deseos como comer, dormir, hablar, fumar, beber alcohol, y claro, utilizar las redes sociales.

2. El cerebro es incapaz de filtrar distracciones e interferencias

Los usuarios de estas plataformas no son sólo “multitaskers” bastante mediocres sino que se muestran a menudo incapaces de bloquear distracciones e interferencias y les cuesta más trabajo que a otros llevar a cabo tareas de memoria.

3. Las redes sociales están modificando las conexiones de nuestro sistema nervioso

¿Has sufrido en alguna ocasión el síndrome de la vibración fantasma del móvil? El culpable es su cerebro, que espoleado por su constante exposición a la red, reacciona a determinados estímulos como si de fenómenos físicos se trataran.

El uso de la tecnología, Internet y las redes sociales no solamente han cambiado la forma en que la gente se comunica, se divierte o trabaja. Los circuitos cerebrales que controlan nuestras aptitudes tecnológicas se ven reforzadas, lo que mejora nuestra percepción del entorno pero también nos estimula a la toma de decisiones rápidas.

Pero no todo es positivo : algunos unos estudios señalan que una sobreexposición a la tecnología produce un déficit de atención y la adicción tecnológica activando zonas cerebrales idénticas a las de un drogadicto.

4.  Nuestro cerebro está aprendiendo a recompensarnos por comportamientos egoístas

Ya las redes sociales incrementan sustancialmente los niveles de dopamina en nuestro cuerpo. El problema es que como el 80% de nuestra actividad en estas plataformas atañe a nuestro propio “yo”, nuestro cerebro está aprendiendo a recompensar que hablemos sobre nosotros mismos, convirtiéndonos en unos auténticos ególatras.

5. No todo es malo, al menos en el amor

Las personas que se conocen primero en internet están más predispuestas a gustarse y atraerse que en las que tienen su primer encuentro fuera de la red de redes.

Lo cierto es que Twitter, Facebook, Whatsapp, Twitter y en menor medida los correos electrónicos, se han convertido en los nuevos aliados de Cupido, ya sea para una relación naciente o para complementar aquellas relaciones que ya llevan mucho tiempo en órbita.

La comunicación en todo momento, en todas las relaciones, es inalámbrica y las redes sociales o las nuevas tecnologías vienen a complementarla, no compiten con el cara a cara, por ejemplo.
Las personas que han crecido con esto ya lo han asimilado y lo aceptan como algo normal porque forma parte de lo cotidiano.

¿Crees que las redes sociales en verdad generan un comportamiento adictivo que se asemeja al de las drogas?

Vía: fayerwayer
Foto: rtve.es

comments

Autor entrada: @Equipo Pymex M

Deja un comentario