5 razones para que dejes de usar tu smartphone

smartphone-a-la-basura

Los smartphones se han convertido en parte indelisgable de nuestras vidas. Para algunos, resulta una tecnología muy interesante para mantener contacto con amigos o familiares o, incluso, para cuestiones netamente laborales. Sin embargo, para la mayoría son simples máquinas de entretenimiento. Pero, ese entretenimiento mal manejado puede convertirse en nuestra propia ruina.

Hay quienes por estar pendientes del smartphone olvidan sus estudios, sus trabajos e, incluso, sus familias. Si estás en esa peligrosa curva de descenso de tu productividad o de tu afectividad, toma en cuenta estos consejos para cambiar tu Smartphone por uno de los clásicos celulares de antaño:

  1. Determina tu estilo de vida

Danny Groner, gerente general de Shutterstock, debe ser uno de los pocos ejecutivos tecnológicos del mundo que no usa un smartphone. ¿Por qué no tiene uno? Groner refiere que ya pasa suficientes horas frente a una pantalla (la de su computadora) como para seguir pegado a otra durante sus horas de ocio. La moraleja de esta historia es que si tienes un trabajo en la que estás conectado virtualmente gran parte del día, no adquieras un Smartphone, pues te ayudará a reconectarte contigo mismo.

Te puede interesar: Estos son los smartphones que emiten más radiación

  1. Averigua si eres un potencial adicto

Si tienes un Smartphone y te pasas demasiadas horas jugando con él o revisando las actualizaciones de tus amigos, estás camino a ser un adicto tecnológico, o en lo que en psicología se conoce como “nomofobia” (temor a separarse del celular). En tales casos, es mejor romper del todo con este dispositivo electrónico. Un celular común, sin acceso a redes, te permitirá reorientarte en lo verdaderamente importante y no en lo lúdico.

[pullquote]Hay quienes por estar pendientes del smartphone olvidan sus estudios, sus trabajos e, incluso, sus familias.[/pullquote]

  1. Determina si cuentas con el dinero para mantener el equipo

¿Qué sucede cuando un celular, de esos con tapa, se cae al piso? Nada. ¿Y con un Smartphone? Pues no te quedará otra que cambiar de equipo. Mantener uno de estos equipos es realmente costoso, y si tu economía no da para ello, mejor mantente con un equipo antiguo. Recuerda que hay que pagar por los datos del equipo, las carcasas o las micas antigolpes, y por las descargas que realices desde algunas apps.

  1. Analiza si tu Smartphone es una necesidad o un gusto

Para aquellos que trabajan fuera de oficina, este dispositivo electrónico resulta fundamental, pues así pueden mantenerse en contacto constante con clientes, colegas o proveedores (en realidad para eso fueron creados, desde el ya mítico modelo de BlackBerry). Sin embargo, para la mayoría, tener un Smartphone es una simple monería. El problema es que las marcas lo saben y, por ello, no pierden la mínima oportunidad de sacar rédito de ello. ¿Cómo lo hacen? Sacando nuevos modelos de Smartphone a un ritmo vertiginoso. Entérate esto: nunca comprar el smartphone de último modelo, pues ahora mismo en alguna parte del mundo ya está saliendo uno más moderno que el tuyo.

  1. Evalúa tus necesidades profesionales

Por más que las compañías lo quieran hacer ver así, ningún smartphone cubre las necesidades de un profesional. Escribir en este dispositivo tecnológico no será nunca lo mismo que hacerlo en un archivo Word en una computadora o laptop. No podrás instalar programas profesionales de ningún tipo, a lo más tendrás que contentarte con apps de características amateur. Tus fotos y videos no serán de la calidad de un equipo profesional de fotografía o video por más megapíxeles que te vendan las empresas. Si quieres trabajar en serio, compra un equipo de verdad y no un smartphone.

Vía: softonic.com / americaeconomia.com
Foto: androidpit.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL