¿A dónde va la basura tecnológica que botas en casa?

basura-tecnologica

¿Alguna vez te has preguntado qué sucede con la basura tecnológica que arrojamos día a día?

¿Tu celular se rompió? Al cesto de la basura. ¿Compraron una nueva TV en casa? La TV antigua también va directo al cesto de la basura. ¿Ese mouse dejó de funcionar? Pues… al cesto de la basura.

Cuidado! La tecnología no puede ser tratada como la basura común. Recuerda que gran parte de los aparatos electrónicos que tenemos en casa contienen compuestos peligrosos para el ecosistema.

Lee también: El reciclaje en el Perú está en pañales

El reciclaje de segunda mano

Según cifras del 2014 arrojadas por la ONU, anualmente la sociedad genera más de 41 millones de toneladas métricas de basura electrónica.

¿Está el mundo en condiciones de aceptar tan colosal fuente de contaminación? No.

Pese a las políticas de reciclaje fomentadas por los diferentes gobiernos mundiales, solo el 16% de dichos desechos logran ser reciclados adecuadamente. Pero, ¿qué implica que un residuo sea reciclado adecuadamente?

Hablamos de un reciclaje adecuado cuando dichos residuos pasan por un proceso industrial para ser reutilizados en futuros equipos electrónicos, con externalidades bajas o nulas en el camino. Hay dos países que producen la mayor cantidad de basura tecnológica del mundo, y éstos son China y Estados Unidos.

Pues, a decir verdad, muy poca de la basura generada por ambos países pasa por un correcto proceso de reciclaje. La mayor parte de ella pasa a ser utilizada como fuente tecnológica de segunda mano.

Para botar y usar

Agbogbloshie, Ghana. Un lugar como cualquier otro en medio del corazón del África subsahariana. Pero, no es cualquier lugar para el mundo tecnológico. Agbogbloshie no será Tokio, Seúl o Seattle en materia tecnológica, pero vaya que es el corazón de la “tecnología de segunda mano” en el mundo.

Gran parte de lo que los ciudadanos de China, Japón, Europa y Estados Unidos desecha llega hasta este pequeño poblado de Ghana. Aquí es posible encontrar de todo un poco, desde chips de celulares, hasta carcasas de computadoras, sin olvidar las baterías de litio y los envases de aluminio.

Pues, ¿qué hay de malo en que esa tecnología desechada vuelva a ser reutilizada en otros equipos de consumo de los países en desarrollo? No hay nada de malo… salvo para los que están involucrados en dicho proceso de transformación.

Recientes estudios han develado que muchas ciudades de Ghana presentan un curioso incremento de abortos involuntarios, así como una presencia de casi un 70% de plomo en sangre de los niños.

Además, Ghana se ha constituido en el país con mayor volumen de dioxina en el mundo. Datos que provocaron que el gobierno de Ghana proscribiera las plantas de reutilización tecnológica en el país. Aunque la medida no ha surtido el efecto previsto, pues muchos talleres informales siguen funcionando, y algunas de ellas han cambiado de residencia a otros países colindantes.

En Asia se observa un fenómeno similar con la eclosión de talleres de tratamiento de basura tecnológica en los estados vecinos de China.

Los riesgos que no imaginamos

Esos mismos problemas que afrontan quienes tratan con estos materiales, podríamos padecerlo nosotros:

  • Un solo fluorescente puede contaminar 16.000 litros de agua.
  • Una batería de celular contamina hasta 50.000 litros de agua y 10 metros cúbicos de suelo.
  • Un televisor arroja toxinas que pueden convertir en insalubres a más de 80.000 litros de agua.
  • La placa de una computadora contiene mercurio, plomo y selenio, que no de ser tratados pueden afectar directamente a la atmósfera.

Así que cuidado con lo que arrojes a la basura… el planeta te lo agradecerá.

Vía: ecoportal.net / americaeconomia.com
Foto: thenewinquiry.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO EMPRESARIAL

Artículos Relacionados