Chicago, la ciudad controlada por Internet

Chicago

En el 2016, Chicago, conocida coloquialmente como ”la Ciudad de los Vientos”, localizada en el Estado de Illinois y a orillas del lago Míchigan, tendrá más de 500 sensores que harán que esta urbe se convierta en una región inteligente con semáforos, alumbrado público y hasta tachos de basura conectados a Internet.

Es decir; Chicago se convertirá en una ciudad compenetrada totalmente a la web. Y es que el departamento de tecnología local y la Universidad de Chicago instalarán sensores de movimiento, temperatura y vibración en sus estructuras y calles.

Algunos se ubicarán en la punta de edificios o en semáforos con el objetivo medir lo que sucede en el ambiente y convertirlo en información útil. Todo como parte del programa bajo el nombre de Array of Things.

De tal forma, que dichos sensores medirán la temperatura y hasta la calidad del aire para que se puede tener una muestra de lo que sucede en la ciudad con el objetivo de mejorar la calidad de vida y el funcionamiento de los servicios públicos.

Chicago, ciudad del futuro

Como si se tratara de una ciudad futurista, en los próximos dos años la ciudad sumará sus 500 sensores en toda su superficie que trabajarán en conjunto con la red de 600 sets de datos abiertos de distintos servicios públicos con que ya cuenta, y la red WiFi gratuita de la ciudad, con la que se controlan servicios como el tránsito y las alertas de seguridad.

Aunque falta cierto tiempo para que el proyecto Array of Things tome forma, en la ciudad ya operna muchos de sus servicios online como el alumbrado público y la recolección de basura. A ello se sumarán los sensores en cada uno de los semáforos que estarán conectados a la red inalámbrica de la ciudad, con la que se gestionará el tránsito desde una oficina y se recolectan y analizan datos de afluencia para prevenir congestiones.

Las luces LED de cada poste también controlarán vía Internet generando más del 50% de ahorro energético a la ciudad. Éstas incluso se encenderán y apagarán dependiendo de la densidad de gente que transite.

Por otra parte, los sensores en los botes de basura detectarán cuando estos se llenan y mandan una notificación a la central de servicios sanitarios para que un camión pase a recolectar la basura. Pero eso no es todo. Hasta las bicicletas serán monitoreadas con chips y la seguridad estará a cargo de 25,000 cámaras de vigilancia instaladas en la ciudad.

Actualmente Chicago cuenta con una plataforma de análisis de datos de la ciudad, llamado Windy Grid, en el cual se recolectan y analizan cosas como los incidentes de inseguridad, los hoyos en el pavimento o las quejas por aparición de ratas o roedores en ciertas zonas, partiendo de las solicitudes de los citadinos. Al analizarlos, los datos pueden ayudar a prever en dónde aparecerán desperfectos y evitarlos.

Chicago, una ciudad inteligente

Chicago es considerada una de las ciudades más inteligentes de Estados Unidos, junto con Nueva York y San Antonio, Texas, debido a la mejor calidad de vida, el mayor flujo de inversiones extranjeras, turismo e innovación por parte de emprendedores locales.

El objetivo inicial de todo esto era ser una ciudad transparente para que la gente sepa qué se hace con el dinero público y esto derivó en que la gente lo use como una oportunidad de negocio. Los datos incluso sirven en universidades para que aprendan a programar con datos útiles.

A nivel mundial, otros ejemplos de ciudades con datos abiertos son Copenhague y Adelaide en Australia. Ambas tienen como meta transformarse al 100% en ciudades inteligentes para el 2020.

¿Conoces algún tipo de proyecto de este tipo en una ciudad de Latinoamérica?

Vía: bolsa.lainformacion
Foto: fuphotos

Deja un comentario