El noPhone, una alternativa ante la adicción tecnológica

el-nophone

¿Sabes cuántas veces al día sacas tu Smartphone del bolsillo para ver simplemente la hora o si te llegó alguna notificación? Sí, nunca las has contado. Según algunos expertos tecnológicos, esta maldita costumbre podría superar fácilmente las ciento cuentas veces al día. Realmente impresionante, ¿no es cierto? Es que la adicción tecnológica, la llamada nomofobia, parece ya formar parte de nuestros hábitos cotidianos.

UN PELIGRO LATENTE

Y es que la nomofobia no sólo se circunscribe al temor que sienten las personas cuando dejan olvidado su celular en casa. Va más allá. El no tener el objeto a la mano no es lo único en cuestión, en realidad, no es lo que teme el que padece la nomofobia. Lo que causa la falta de ese objeto tecnológico es la incertidumbre que nos genera a cada uno de nosotros el hecho de conversar y relacionarnos directamente con las personas, con el mundo real.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Así, la nomofobia es una especie de cascarón que nos creamos para protegernos de la gente. Nos encapsulamos en un mundo virtual, un universo de fantasía, de mensajes electrónicos y de aplicaciones, para no tener que ver a los ojos a nuestros amigos o compañeros de trabajo.

UNA INNOVADORA SOLUCIÓN

Hace poco una innovadora solución a la nomofobia ha inundado las redes sociales (ver el demo en http://vimeo.com/101581599). Se trata del noPhone, un pseudo aparato tecnológico que pretende revolucionar el mercado, por supuesto, si es que algún valiente se atreve a lanzarlo al mercado. El no Phone no tiene WiFi, ni permite tomar fotos de alta resolución, mucho menos abrir las actualizaciones de redes sociales, en conclusión, no sirve para nada. ¿O sí?

Por supuesto, que el noPhone tiene una utilidad muy preciada. Es capaz de romper de a pocos esa ligazón que tenemos con nuestros Smartphones. El noPhone tiene toda la apariencia de un iPhone, la misma cubierta, el mismo tamaño, el mismo peso, pero sólo es plástico, frío y duro. Puedes llevarlo en tu bolsillo, mochila o cartera, ahí estará siempre el noPhone ante cualquiera emergencia “nomófobica”. Así cuando sientas la necesidad urgente de ver tu Smartphone, sacas tu noPhone, y te enfrentas a tu dura realidad: no lo tienes y debes contentarte con ese pedazo de plástico.

¿MÁS QUE UNA ALTERNATIVA?

Lo cierto es que la posibilidad de la comercialización del noPhone no resulta para nada descabellada. Por ejemplo, para los fumadores compulsivos se ensayaron diversas soluciones. Una de las más populares fue el cigarrillo electrónico, que a fin de cuentas era como fumar agua. El fumador obtenía la misma sensación que con el cigarrillo común, tenía algo en la boca y tenía humo por todos lados (claro, no era realmente humo, sino vapor de agua). Otra solución más económica, fueron los clásicos palillos, con forma, color y tamaño de los cigarrillos convencionales.

Ahora bien, si estas extrañas alternativas han resultado económicamente rentables, es probable que el noPhone, como solución para la nomofobia, también tenga resultados muy positivos. Todo depende de cómo se maneje la campaña de marketing por parte de sus locos creadores.

¿LO COMPRARÍAS?

No sería extraño que dentro de algunos meses, llegues a tu trabajo, y encuentres a todos tus compañeros conversando alegremente, hablando de sus alegrías e infortunios, con un remedo de Smartphone en sus mesas de trabajo. El noPhone puede parecer hoy una alternativa irreverente ante la nomofobia, pero lo cierto es que puede ser la cura para el debilitamiento de las relaciones personales que se padece en la actualidad. ¿Estarías dispuesto a conseguirte uno?

Vía: “La Nación” de Argentina / xataka.com

Foto: vr-zone.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario