El gran uso de las baterías en los dispositivos tecnológicos

En las empresas fabricantes pregonan que sus baterías de muchos dispositivos aguantan hasta 8 horas de manera que tratan de equiparar el uso de la batería a la de nuestra jornada laboral, pero esto no es del todo así.

Con las ocho horas en condiciones ideales a duras penas podría completar media jornada de trabajo, sobre todo porque en la mayoría de los dispositivos móviles utilizamos redes WiFi o 3G que también influyen decisivamente en el consumo de la batería, por lo que si conseguimos que nos duren una mañana podemos darnos por contentos.

Además que en muchos casos las ocho horas de trabajo se prolongan a lo largo del tiempo. Tenemos ocho horas de trabajo, un parón de dos horas para comer, pero en el que el teléfono sigue encendido, consultamos correo, hacemos o recibimos llamadas, etc. Esto si no tenemos que alargar el tiempo de trabajo a más de estas ocho horas.

En el caso de tablets o ultraportátiles, que nos venden como si pudieran aguantar una jornada laboral, conseguirlo es realmente complicado. Bien es cierto que puede que no estemos en todo momento utilizando estos dispositivos, pero si lo hacemos y utilizamos vídeo, multimedia, etc. será un milagro llegar al final del día sin recargar.

Lo mismo con los ordenadores portátiles, cuya duración de la batería a poco potente que sea el procesador nos llevará a las cuatro horas con un poco de suerte si tenemos un equipo de calidad que cuida este aspecto. Igualmente nos toca llevar el cargador del portátil de manera que podamos recargar en caso de necesidad.

Por todo ello no debemos tomarnos al pie de la letra las mediciones de los fabricantes, puesto que ni son estándar ni están realizadas en condiciones de trabajo, sino en condiciones ideales, donde los equipos tienen bajo consumo y no llevan asociada la ejecución de varias aplicaciones como haremos en circunstancias normales.

Vía

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion