HTC Desire Z: buen Android para empresas

El nuevo HTC Desire Z como el HTC Desire HD que hace unas semanas analizamos en nuestro laboratorio técnico es una evolución del HTC Desire original, uno de los smartphones responsables del gran auge que está experimentando la firma asiática en el mundo Android.

Esta nueva versión apuesta como principal característica diferenciadora por un teclado deslizante, equipado además con Android 2.2 Froyo y muchas de las características que podemos encontrar en los smartphones más avanzados del mercado.

HTC Desire Z presume de ser capaz de combinar a la perfección “lo mejor de los dos mundos”, ofreciendo por un lado una pantalla capacitativa de 3,7 pulgadas y por el otro un teclado completo de fácil acceso con el que poder teclear a toda velocidad. En este sentido, es preciso destacar que este terminal ha sido concebido para los usuarios intensivos del correo electrónico, o para aquellos que necesitan exprimir su productividad y en este terreno, HTC presenta un terminal que quiere competir de tú a tú en el segmento corporativo, plantando cara a gigantes como RIM y su BlackBerry y por supuesto dejando atrás a muchos de los smartpones de la famosa serie E de Nokia.

En cambio, no ofrece características técnicas tan punteras como su “hermano” el HTC Desire HD, y si en este último encontramos un procesador de 1 GHz, 768 Mbytes de memoria RAM y una cámara de fotos de 8 Megapíxeles, en la Z las especificaciones son más modestas, apostando por un procesador de 800 MHz, 512 Mbytes de memoria RAM y una cámara de fotos de 5 Megapíxeles. Dicho lo cual, ambos terminales comparten características más que interesantes como su diseño unibody en aluminio, la posibilidad de grabar vídeos en alta definición a 720p y una memoria interna de 1,5 Gbytes, ampliable hasta 32 Gbytes con tarjetas de expansión microSD.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Robusto y funcional

HTC apuesta en sus terminales más avanzados por una carcasa de aluminio unibody, con la que dota a la mayoría de sus smartphones de una elegancia y sencillez de líneas que es difícil encontrar en otros equipos de la competencia. El Desire Z no es una excepción y aunque el hecho de integrar un teclado deslizante obliga a la compañía taiwanesa a un diseño exterior más complejo que en otros terminales, el teléfono que nos encontramos sigue transmitiendo esa sensación de acabado sobresaliente que tanto apreciamos en los terminales de la firma.

Eso sí, si cuando analizábamos el Desire HD comentábamos que sus 164 gramos, sin ser molestos, sí que transmitían cierta sensación de pesadez, los 180 gramos del Desire Z sí que le pasan factura, convirtiéndolo en un terminal que a nuestro juicio pesa más de la cuenta, siendo incluso molesto en según qué situaciones. En este punto hubiésemos perdonado a HTC que hubiese escogido un material más ligero, a costa de renunciar del acabado que proporciona el aluminio.

En la parte frontal, bajo su pantalla capacitativa de 3,7 pulgadas que como en el caso de Desire HD mantiene una resolución 480 x 800 píxeles encontramos una banda táctil con la que acceder a las principales funciones del smartphone y bajo ésta, se mantiene un trackpad óptico al que después de probarlo durante unos días, nos cuesta ver su utilidad más allá de usarlo ocasionalmente para hacer scroll cuando escribimos un e-mail o como disparador a la hora de tomar fotos.

En uno de los laterales encontramos los consabidos controles de volumen, junto a la conexión microUSB, mientras que en el opuesto disponemos de un práctico botón que nos ofrece un acceso directo a la cámara fotográfica ejerciendo además de disparador, todo un detalle que estamos seguros que los aficionados a tomar fotografías con su smartphone sabrán apreciar.

Fuente: Muypymes.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion