Los robots ya forman parte de la clase trabajadora en Japón

¿Cómo te sentirías si ingresarás a un banco y te atendiera un robot con forma humana? ¿O si fueras a un hospital y todas las enfermeras fueran robots? ¿O si, simplemente fueras a una tienda y quien te reparte la gaseosa es también un robot? Si bien esta realidad parece aún lejana en países como el nuestro, ya es posible de experimentar en Japón, toda vez que en el país del Sol Naciente está por inaugurarse el primer hotel exclusivamente atendido por robots humanoides.

Robots a la carta

El Henn-na Hotel, ubicado en la ciudad japonesa de Nagasaki, no es de los clásicos hoteles que suben sus ofertas de trabajo a los portales de empleo o a los anuncios clasificados de los diarios. Ellos, en cambio, han optado por encargar a la empresa de tecnología Kokoro la creación de robots con forma humana para que hagan las funciones de botones, recepcionistas, meseros y conserjes en las instalaciones del hotel a partir de julio de este año.

Ya existen los primeros prototipos (algunos los puedes ver aquí: https://www.youtube.com/watch?v=MaTfzYDZG8c). Realmente, resulta casi imposible identificar las diferencias entre estos robots y un humano cualquiera. Ellos parpadean, hablan el japonés a la perfección (y uno que otra lengua extra), hacen gestos, simulan la respiración humana, y hasta te miran a los ojos cuando te hablan (ya hay algunos humanos de carne y hueso que han perdido esa capacidad). ¡Realmente impresionante! Y lo mejor de todo para los empresarios del Henn-na Hotel es que no hay que pagarle salarios ni someterse a las exigencias de los sindicatos.

De los hoteles a los negocios comunes

Si creías que los japoneses son un frikis totales al aceptar hoteles con servicio operado por robots, ni te imaginas las otras industrias en las que ya se hacen uso de los robots. Cuídense los asesores bancarios, pues en Tokio ya está en funcionamiento el primer asesor bancario humanoide, llamado Nao. Este querido amigo habla 19 idiomas, enseña a los noveles usuarios a usar el cajero automático y te ofrece diversas alternativas financieras para que obtengas rentabilidad con tu dinero.

Cerca del banco donde opera Nao, hay un bar en el que todo el ambiente resulta normal, salvo que quienes te atienden son robots. Ellos escriben te pedido, te traen tu comida o bebida, en realidad hacen casi todo (claro, lo que si no podrán hacer es beber contigo). Y si quieres un corte de cabello, puedes ir a una peluquería en Tokio donde quien se encarga de cambiar tu look, es un robot humanoide de 24 dedos. ¡Ni los cosmetólogos se salvan!

Más que ciencia ficción

Es tanta la fascinación en Japón por la cultura robótica que hasta existe un museo especialmente diseñado para que los visitantes observen lo último en el avance de la ingeniería robótica, el Miraikan. En este museo encontrarás a Asimo, un robot que hace las veces de guía y que sabe perfectamente cómo interactuar con los visitantes. También esta Otonaroid, un robot que simula a una mujer japonesa común que pasea de un lugar a otro del museo. O a Kodomoroid, un locutor androide que lee las principales noticias por los altoparlantes. O Telenoid, un robot con la forma del clásico Gasparín, que hace las veces de teléfono, y mediante su propia boca robótica reproduce lo que nuestro interlocutor está diciendo por el hilo telefónico.

¿Te gustaría que los negocios fueran atendidos por robots? ¿O añoras el calor humano?

Vía: cnn.com / marcvidal.net

Foto: kokoro-dreams.co.jp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion