Ophone: nuevo dispositivo para enviar olores

ophone

Es asombroso como en pocos años de su creación los dispositivos móviles nos permiten enviar correos electrónicos, mensajes de texto y nos mantienen conectados todo el tiempo. Sin embargo, esto no queda ahí, pues estudiantes de la Universidad de Harvard presentaron Ophone, un accesorio que conectado vía Bluetooth con un smartphone, es capaz de enviar y recibir diferentes aromas a través de Internet.

El proyecto está desarrollado por un grupo multidisciplinario de especialistas y estudiantes de Harvard bajo la dirección de Le Laboratoire, un centro parisino de arte y diseño especializado en este tipo de experimentaciones.

Los investigadores del referido centro francés experimentan “las fronteras de la ciencia”. Es así como el equipo del profesor Edwards ha logrado presentar, en la conferencia de Wired en Londres, el prototipo de un dispositivo que busca comunicar aromas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




El objetivo de este proyecto es hacer común la comunicación olfativa mediante la transmisión de olores, de igual manera en la que un usuario envía un mensaje de texto.La persona que posee el Ophone recibe un aroma, en vez de un mensaje de texto, que expulsa el dispositivo móvil.

“La idea es básica. Muchos de los recuerdos de las personas están ligados a olores, sean buenos o desagradables. Es extraño entonces que nadie haya sido capaz de canalizar los olores en la comunicación”, señala la revista Wired.

En un futuro no muy lejano, los usuarios podrán elegir un olor específico para enviarlo a sus contactos, como, por ejemplo, el olor del café que se tome a la mañana junto con una foto del desayuno.

El producto final tendría como fecha de lanzamiento a finales de este año, vendrán con dos Ophones. Esto sería como compromiso para garantizar que las personas puedan experimentar dos olores de manera simultánea. “Usted podrá sentir el aroma del café, por un lado, y de panes, por el otro”, precisó Edwards a Wired.

Vía: Gestión

comments

Autor entrada: Gonzalo Lagos

Deja un comentario