3 signos reveladores que te indican que tu ordenador ha sido hackeado

Aunque la mayoría de los ordenadores modernos tienen cierto nivel de protección, son las personas mismas que no pueden resistirse a la tentación de abrir un misterioso archivo o voisitar una página web misteriosa.

computadoras-hackeadas

Mucha gente no sabe (realmente) lo que significa “ser hackeado”. Todo lo que se tiene en mente en esos momentos es una mezcla de Harry Potter con Star Trek; un mundo mágico con muchos botones en el que todo va mal y rápido. Sin embargo, es importante entender el hacking, ya que, semana tras semana, las mayores empresas son hackeadas.

Así que, ¿qué significa realmente “ser hackeado” y cómo se puede dar cuenta de que el ordenador lo ha sido?

Ser hackeado significa que alguien ha obtenido acceso al ordenador o a tus cuentas, lo que a su vez significa que la información personal y financiera podría estar en manos de alguien que no es el titular.

Aunque la mayoría de los ordenadores modernos tienen cierto nivel de protección, son las personas mismas, los imperfectos seres humanos, los que no pueden resistirse a la tentación de abrir un misterioso archivo, visitar una web poco fiable o hacer click en un enlace para reclamar un premio de un millón de dólares.

¿Cómo darse cuenta? Existen 3 niveles de pánico que se debe tener en cuenta:

Nivel 1: solo una picadura

El inofensivo, pero no por ello menos frustrante que requiere una solución algo más sencilla. Constantemente uno es redireccionado a otros sitios web cuando lo único que se trata de hacer es comprobar el correo electrónico o aparecen ventanas emergentes promocionando todo tipo de cosas, desde pornografía o pastillas para perder peso hasta títulos de Harvard.

Te puede interesar: Sepa cómo prevenir ataques de los hackers

También barras de herramientas del navegador que aparecen misteriosamente o un cambio en el motor de búsqueda por defecto y en la página de inicio del navegador. Generalmente son infecciones inofensivas y se pueden limpiar con programas antimalware como Malwarebytes o SpyBot. Además, se recomienda un antivirus decente como Norton o Sophos para el bienestar general del ordenador.

Nivel 2: necesito una aspirina

Estas son las invasiones que se pueden detener desconectándose de internet y apagando el ordenador, aunque es probable que sea una buena idea llevarlo a reparar a una tienda.

Aquí, el ordenador empieza a volverse loco y puede que los programas dejen de funcionar y donde las contraseñas pueden cambiar y puede que se vean archivos que jamás se había visto.

Algunos hacks son muy evidentes, como el cursor moviéndose por sí mismo y haciendo clic en algunos archivos. Si esto sucede, hay que desconectarlo de internet y apagar el ordenador inmediatamente. No usar el ordenador para ver el correo electrónico, las cuentas bancarias u otros servicios en línea hasta que se lo haya solucionado.

Sin embargo, algunos ataques no son tan evidentes. Pueden actuar de forma silenciosa en el fondo y recopilar las contraseñas y datos personales sin nuestro consentimiento. Hay que permanecer atento a los pequeños detalles, como una misteriosa nueva aplicación o un ralentizamiento del sistema sin motivo aparente.

Nivel 3: el mundo está en llamas, ¡corre!

Aquí llegamos a la parte más desagradable, que no se detendrá ni aunque se apague el ordenador. Si no se ha protegido el ordenador con un antivirus decente y se ha realizado operaciones informáticas sensibles, es probable que uno sea presa del Ransomware, una tormenta infernal que está arrasando el mundo y que se cuela silenciosamente en el ordenador y bloquea los archivos lenta y sigilosamente.

Cuando termina, acciona el interruptor y  nos sumerge en la oscuridad digital, a menos que satisfagas sus exigencias de escandalosas sumas de dinero. ¿Qué se puede hacer? Desafortunadamente, nada. Se tendrá que decidir si la información vale lo que piden o acudir con rapidez al banco, a la oficina y a la comisaría de policía para volver a encarrilar tu vida.

Además, comprobar el estado de tu tarjeta de crédito también podría revelar que has sido hackeado. ¿Cuantas aplicaciones y sitios web poseen la información de la tarjeta de crédito? ¿PayPal, Uber, App Store, Amazon, Spotify?

Son un montón de puertas que bloquear ante una posible invasión. Hay que asegurarse de utilizar contraseñas que sean difíciles de descifrar y comprobar regularmente los movimientos de las tarjetas de crédito, además de informarse sobre las empresas que sean hackeadas.

Vía: articulos.softonic.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados