Adiós al correo electrónico de Facebook

correo-de-facebook

¿Alguna vez usó el correo electrónico de Facebook? Pues si fue uno de los tantos millones de usuarios que nunca utilizó el @facebook.com, le contamos que el sueño de Mark Zuckerberg pasó a mejor vida tras cuatro años de creado. La intención de competir contra Gmail, Hotmail y Yahoo pasó al baúl de los recuerdos, tras percatarse la compañía que casi ningún usuario de la famosa red social no solo no usaba el correo electrónico, sino que ni siquiera lo conocía.

Una noticia llamativa, sobre todo, tras la compra de la red de mensajería WhatsApp por $19.000 millones. Con esto, la empresa deja atrás la denominada “próxima generación”, acuñada por el propio Zuckerberg al @facebook.com, por un sistema más acorde a lo que gustan los usuarios más jóvenes del mundo. Porque hay algo que es cierto: los correos electrónicos actualmente son más usados por las empresas, que por usuarios de forma individualizada.

¿Qué sucederá con los usuarios que sí han estado haciendo uso del correo electrónico? Todos los correos que lleguen al @facebook.com, serán derivados instantáneamente a los correos personales consignados por los clientes al momento del registro en la famosa red social. Esto, siempre y cuando, el usuario mantenga la opción de reenvío automático asociado al correo electrónico.

Ya en el 2012, Facebook en vista de la poca aceptación de su correo electrónico, decidió cambiar unilateralmente el correo principal consignado en la red social por aquellos con el dominio @facebook.com. Una estrategia muy mal vista por millones de usuarios en todo el mundo, que no dejaron de hacer viva su molestia a través de mensajes y grupos dentro de la propia red.

Recordemos que tiempo atrás, el conocidísimo Hotmail dejó inactivo su red de mensajería instantánea Messenger, popular durante una década entera en gran parte del orbe. Un ejemplo más que la especificación tecnológica está sobre nosotros.

Vía: cnnenexpansion.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion