¿Cómo salvar tu blog del abandono en que lo tienes?

escritos-abandonados

En esta ocasión no hablaremos de cómo rentabilizar tu blog o cómo escribir posts que atraigan a la mayor cantidad de gente. En esta ocasión nos enfocaremos en cómo mantener un blog durante varios años. Quizás, tú acabas de crearte una cuenta en Blogger o WordPress y estás ansioso por escribir tu primer post. Lamentablemente, esas ansias suelen acabarse tras el primero o segundo mes. ¿Ocurre esto por dejadez? ¿Por falta de tiempo? Descubriremos a continuación, cuáles son los motivos recurrentes que hacen que un redactor abandone su blog y algunas posibles soluciones.

Problema #1: Elegir el tema del blog por motivaciones económicas

Hay muchos redactores que crean un blog con la única motivación de conseguir publicidad, y tener algo más de dinero a fin de mes. Por lo general, estos son los primeros en abandonar el barco. ¿Por qué? Porque hay un factor motivador más fuerte que el dinero, y ese es la pasión. Sin pasión por la temática de tu blog no puedes avanzar.

Además, se ha creado una falsa percepción que uno puede vivir de un blog. Falso. Es posible que existan redactores en el mundo que puedan vivir de lo que escriben, pero no creas que viven como reyes. Ninguno de ellos tiene un yate. No suelen viajar de vacaciones al extranjero. Y es posible que aún vivan con sus padres. Por tanto, mira al blog como un lugar para dar rienda suelta a tu pasión y no como una máquina de generar dinero.

Problema #2: Escribir más de lo que mentalmente puedes

Muy bien, dices: “Salgo a las 6 del trabajo y tengo 3 horas libres antes de cenar. Puedo escribir 3 artículos diarios para mi blog. Esto va a ser todo un éxito”. Falso. Si lo ves desde el tema del tiempo, es posible que puedas escribir esos 3 posts diarios. Pero, ¿estás mentalmente preparado para tal desafío?

Si quieres mantener tu blog por años, es recomendable que establezcas una cierta periodicidad en la redacción de posts. Quizás dos artículos diarios, 3 por semana, o uno por semana. Solo tú conoces si estás mentalmente preparado para la rutina que piensas autoimponerte. Puede ocurrir que haya semanas que estés muy motivado y escribas por encima de lo que tenías previsto. Pues si eso ocurre, no publiques todos tus artículos. Guarda unos cuantos para las semanas o días en que ninguna idea aflore en tu cabeza.

Problema #3: Cerrarse a un solo tipo de posts

Ya sé que hay que mantener un estilo para preservar a los lectores. Pero, ojo, un buen blogger no escribe para los lectores, escribe para sí mismo. ¿Cómo? Escribir para otros genera una especie de obligación, y es lo que menos queremos fomentar si pretendemos mantener el blog durante años. Si se te antoja hoy escribir algo diferente a la temática acostumbrada en tu blog, hazlo. No te reprimas. Después de todo, es tu blog.

Tampoco deseches las variadas posibilidades de posts que puedes publicar hoy. No todo tiene que ser escrito en tercera persona y con 600 palabras por post. Cuando sientas que las palabras no fluyen en tu teclado, agarra una grabadora de audio o quizás tu pequeña cámara, y publica lo que tenías pensado escribir pero a través de tu voz. O, quizás, se te ocurra lanzar un post incluyendo tan solo una pregunta a tu audiencia. O responder las preguntas de tus visitantes. O, tal vez, relatar alguna experiencia personal, dejando de lado escribir en tercera persona, sobre la temática de tu blog. Hay un sinfín de posibilidades para seguir manteniendo tu blog a pesar del paso del tiempo.

Vía: davidcantone.com / marketingguerrilla.es
Foto: hermanosbladimir.blogspot.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion