El mapa turístico emocional, la nueva forma de hacer turismo

turismo desarrollo

El sector turístico no debe desaprovechar el potencial que tiene la tecnología informática. Por eso es que deben prestar ya atención a los llamados mapas turísticos emocionales.

Atrás han quedado los mapas típicos para saber dónde están los lugares que deseamos visitar. Si bien los mapas de Foursquare y otras plataformas han sido sumamente útiles para ayudarnos a ubicar los mejores lugares para visita, cuando estamos de viaje.

Lo cierto es que ahora surge nueva opción creada por el londinense Christian Nold a partir de Google Earth es mucho más fidedigna que cualquier otra, la que denominó Bio Mapping.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Mapa turístico emocional, un mundo de sensaciones

El Bio Mapping se creó a partir de unos equipos llamados Galvanic Skin Response (GSR), que miden la respuesta galvánica de la piel y la posición del GPS indicando las respuestas emocionales de las personas.

Nold, artista y diseñador consiguió a 100 voluntarios para que salieran por las calles de Greenwich, en Inglaterra, para que midieran esas sensaciones anotando los datos durante seis meses y haciendo seguimiento por Google Earth.

Al juntar todos los datos logró realizar estos mapas que demuestran las zonas donde la gente se ha sentido emocionada y estremecida por lo que ve. Luego extendió el proyecto a algunas ciudades en Finlandia, Italia, Holanda, Estados Unidos y España.

Con los mapas emocionales, aún se quiere llegar más lejos en ese sentido, con el objetivo de que las sensaciones transmitidas por el viajero a otros viajeros sean fidedignas, auténticas, viscerales.

Así pues, mediante la interpretación y anotaciones en estos datos, los mapas comunales de emociones se construyen que están llenos de observaciones personales que muestran las zonas.

Los picos altos y bajos que se distinguen en los mapas son los lugares que determinan una actividad emocional significativa del participante, mientras que otros lugares marcados indican los puntos en los que los participantes manifestaron tener una emoción común.
Pero esto es solo la punta del iceberg.

Esta clase de estudios podrían monitorizar en breve lo que sentirán los visitantes frente a la Capilla Sixtina, o ante determinado valle que todas las guías turísticas coinciden en describir como espectacular y de obligada visita. Entonces, ¿qué han sentido los miles de turistas que han pasado por allí?

¿Crees que esta tecnología podrá brindar mayores estrategias para el aumento del turismo en determinadas ciudades?

Vía: diariodelviajero
Foto: metarousanorte

Artículos Relacionados

comments