Los peores hábitos tecnológicos

La llegada de Internet además de traer beneficios, ocasionó varios problemas que por ignorancia no han sido resueltos. Al respecto, Christopher Null de PC World publicó una extensa lista de estos errores. Conócelos y evítalos.

No respaldar
Que la PC se queda pasmada justo antes de imprimir, que el archivo desaparece “mágicamente” del disco duro, que el CD se rayó y no se lee, que se guardó con otra extensión y ahora muchos párrafos aparecen como con jeroglifos. No te arriesgues a pasar un mal rato. Sé precavido y si hay uno o más archivos valiosos en tu computador, busca la manera de respaldarlos.

Notebooks sobre la cama
Adiós a las almohadas, colchones, cubrecamas y similares que puedan bloquear las salidas de ventilación, lo que eventualmente recalienta a la máquina en cuestión. Lo ideal en este caso es utilizar estas bandejas o mini escritorios portátiles, especiales para notebooks, que se encuentran en tiendas especializadas en tecnología.

Wikipedia, mi copiloto
Cada vez que se necesita confirmar un rumor o averiguar un dato específico, muchos todavía van directo a la gigantesca enciclopedia virtual en la que cualquier persona -independiente de nivel educacional- puede publicar, editar y manipular de forma anónima. Es cierto que como base de datos sigue siendo útil, pero jamás como la más importante, ni mucho menos única, fuente.

Botar boletas y garantías
La ley de Murphy dice que todo producto se rompe o deja de funcionar justo un día después de expirada la garantía. Sin embargo, existen aquellos casos en que se echan a perder antes, cuando todavía puedes reclamar y optar por una reparación gratuita. Así que, cada vez que compres cualquier producto, los expertos recomiendan guardar tanto boletas como recibos de garantía -que siempre vienen dentro de la caja.

La misma contraseña para todo
Los consejos siempre son: combina letras mayúsculas, minúsculas, números y haz un esfuerzo por memorizar. Si aún así no te crees capaz, aprovéchate de tu amigo geek y pídele que te enseñe a utilizar un administrador de contraseñas. Son muy útiles y casi infalibles. Por otro lado, también se recomienda cambiar todos tus passwords, por lo menos cada tres meses.

Responder spam
Todavía hay muchas personas que dan click a todo sin leer o con sólo echar un vistazo a los textos. Es por ello que el spam sigue tan vivo como siempre. La práctica de algunos hackers o delincuentes virtuales todavía sigue siendo rentable gracias a estas prácticas. ¿La solución? Todavía no existe, pero sin duda comienza por realizar ese consejo tan básico y poco ejecutado: LEE BIEN antes de hacer click.

Fuente: Alto Nivel

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion