OCDE advierte sobre ciberataques

Los ataques contra sistemas informáticos tienen ahora el potencial de causar una catástrofe mundial, pero sólo si se combinan con otro desastre.

Es lo que explica un informe la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que examina posibles “Conmociones futuras mundiales” como un fallo del sistema financiero del mundo o una pandemia a gran escala.

“Hay muy pocas acciones individuales en internet que podrían tener un impacto global”, afirma la OCDE. Por ejemplo, está el caso de un ataque contra uno de los protocolos técnicos de los que depende internet, o una gran erupción solar que destruyera componentes de comunicaciones clave, como los satélites.

“Sin embargo, una combinación de acontecimientos como ciberataques coordinados o un accidente informático durante otro tipo de desastre debería ser una grave preocupación para los Gobiernos. En esa eventualidad, podrían existir condiciones de una tormenta perfecta”, dice el informe, escrito por el profesor Peter Sommer de la London School of Economics y el doctor Ian Brown, de la Universidad de Oxford.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Sí preocupa
De acuerdo con el organismo internacional, los gobiernos de varios países están poniendo de relieve cada vez más la importancia de la seguridad informática.

Por ejemplo, Estados Unidos se está preparando para conflictos cibernéticos y ha lanzado su propio comando militar informático.

Reino Unido, por su parte, situó en octubre a los ciberataques como una de sus principales amenazas externas, por lo que prometió invertir 1,000 millones de dólares adicionales para combatir el tema.

Mientras tanto, se cree que países emergentes como China y Rusia ven el asunto como un escenario en el que pueden desafiar el dominio militar convencional de Estados Unidos.

El estudio de la OCDE concluye que los ciberataques serían ubicuos en guerras futuras y que el arsenal informático sería “desplegado cada vez más y con un creciente efecto por parte de activistas ideológicos de todas las creencias e intereses”.

Fuente: El Economista.mx

Artículos Relacionados

comments