Protégete al usar Wi-Fi en áreas públicas

Wi-Fi

Conectarte a la web desde cualquier punto de la ciudad es el objetivo del Wi-Fi en zonas públicas. Así que independientemente de dónde uno se conecte a la red Wi-Fi pública, ya sea desde un parque, restaurante, hotel, biblioteca, etc. uno debe ser consciente de los riesgos que este tipo de conexión conlleva.

Y es que al tratarse de redes públicas la red es susceptible a sufrir ataques informáticos, pues es simple para que un ‘hacker’ experimentado rompa los sistemas de seguridad de tales redes y analizar todas las conexiones que se realizan bajo un mismo router.

Por ello, se recomienda no conectarse a cuentas bancarias, enviar mensajes importantes, ofrecer datos personales, etc. utilizando este tipo de conexiones.

Las conexiones vía Wi-Fi proporciona grandes ventajas y comodidad, pero se debe tener presente los siguientes consejos cuando uno está fuera de casa.

Lee también: Mejorar la seguridad y rendimiento de nuestra red Wi-Fi

La configuración

En primer lugar, vamos a empezar por hablar de lo que la configuración y las aplicaciones pueden mantenerse a salvo. Hay que asegurarse de que éstos están activados en cualquier momento cuando uno se encuentre en una zona pública, ya sea protegido por alguna contraseña o no.

recuadro 1

1. Cambiar configuraciones

En Windows:

Abrir el Panel de control, a continuación, buscar Internet> Red Network and Sharing Center y, a continuación, hacer clic en Elegir Cambiar configuración de uso compartido avanzado. Una vez aquí, se debe desactivar compartir archivos e impresoras, y también desactivar la detección de redes y el uso compartido de carpetas públicas. Algo de esto se realiza automáticamente por Windows si se especifica la red como pública.

recuadro 2

En OS X:

Ir a Preferencias del Sistema> Compartir y asegurarse de que todas las casillas estén marcadas. También desactivar la detección de redes, que será en el mismo lugar. Esto evitará que otros ni siquiera vean la máquina en la red, lo que significa que es menos probable que sea hackeada.

En Windows es sólo otra casilla de verificación en la configuración de uso compartido avanzado. En OS X, se llama “modo oculto” y esta bajo la configuración avanzada del firewall.

2. Habilitar el servidor de seguridad

La mayoría de los sistemas operativos vienen con al menos un firewall básico y es un paso sencillo para mantener a los usuarios locales no deseados que ingresen al equipo.

Firewall

Es posible que ya esté utilizando un servidor de seguridad, pero por si acaso, hay que entrar en la configuración de seguridad (de Windows en el Panel de control> Sistema y seguridad> Firewall de Windows, y en un Mac bajo el Sistema de Preferencias> Seguridad y privacidad> Firewall) y asegurarse que el firewall está activado.

También se puede editar las aplicaciones que se les permite el acceso haciendo click en “permitir que un programa o función” de Windows y “avanzado” en OS X. El firewall no es 100% protector, pero siempre es una buena idea asegurarse de que está encendida.

3. Utilizar HTTPS y SSL siempre que sea posible

Para proteger la información existe una tecnología llamada “SSL” (capa de conexión segura) que encripta los datos que se transmiten entre un navegador y un servidor web. Las direcciones web protegidas con SSL empiezan con https: en lugar de http.

HTTPS

De tal modo que algunas personas se refieren a SSL como “HTTPS”. Al recopilar información personal y financiera determinada, AdWords requiere el uso de conexiones con SSL en su página web.

4. Usar una red privada virtual

Por desgracia, no todos los sitios ofrecen encriptación SSL. Otros motores de búsqueda y proveedores de correo electrónico todavía pueden ser vulnerables para que otros “olfateen” la información.
Así que si uno usa uno de estos sitios con frecuencia, se debe intentar usar un VPN o red privada virtual.

Estos servicios permiten ruta toda su actividad a través de una red segura, privada separada, lo que ofrece la seguridad de una red privada a pesar de que uno está en una pública.

recuadro 3

Se recomienda CyberGhost como una opción simple para que sea instalado en su ordenador y encenderlo cada vez que uno está en una red pública para estar mucho más seguro que sin ella.

Te puede interesar: Puntos claves de la seguridad Wi-Fi en la pyme

5. Apagar Wi-Fi cuando no se utiliza

Si se desea garantizar la seguridad y no se está utilizando activamente el Internet, simplemente hay que apagar el Wi-Fi. Esto es muy fácil, tanto en Windows y OS X.

Turn WiFi Off

En Windows, solo hay que hacer click en el icono inalámbrico en la barra de tareas para apagarlo. En un Mac, hacerlo en el icono de Wi-Fi en la barra de menú y seleccionar la opción Apagar AirPort.

Claro; esto es del todo útil si se necesita internet, pero cuando no se está utilizando activamente, no es una mala idea apagarla simplemente.

Vía: lifehacker.com
Foto: noticiasbocachica.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion