Las redes sociales y el amor en el mundo 2.0

redes sociales

redes sociales

Si Gabriel García Márquez hubiera escrito uno de sus clásicos en los comienzos del siglo XXI, probablemente el título de su obra hubiera sido: “El amor en los tiempos de las redes sociales“.

Es que los condimentos que aportan las telecomunicaciones nada tienen para envidiar a la historia del círculo amoroso que relata la novela “El amor en los tiempos del cólera”.

Twitter, Facebook, Whatsapp, Skype, Twitter y los correos electrónicos, ya son los nuevos aliados que ha encontrado Cupido, ya sea para una relación naciente o para complementar aquellas relaciones que ya llevan mucho tiempo en órbita.

Lo cierto es que la comunicación en todas las relaciones, es inalámbrica y las redes sociales vienen a complementarla. Los usuarios ya lo han asimilado y lo aceptan como algo normal porque forma parte de su vida cotidiana.

Enamorados 2.0

Love is in the air” cantaba en 1978 John Paul Young. Y actualizándolo en este 2014, tranquilamente podría cambiarse por: “Love is in the web“.

Hay que tener en cuenta que el auge del Whatsapp -y la posibilidad de enviar mensajes de voz- así como otras aplicaciones de mensajería instantánea, prácticamente cavaron la tumba de los tradicionales SMS y, en muchos casos, ya están remplazando hasta la tradicional llamada telefónica.

Hay muchísimos casos de parejas de novios que con suerte, el fin de semana o alguno de los dos días se ven. El resto de la semana tienen mucho trabajo todos los días, por lo que se comunican con mensajes de texto y mensajes privados en Facebook o mails.

Sin duda que la incidencia del universo virtual se ha infiltrado en todos los aspectos de la vida cotidiana y real. ¡ Internet es algo que se ha metido hasta en la cama!

Redes sociales, seducción e idealización

Los especialistas señalan que las redes sociales tienen todo un aspecto de seducción y búsqueda que simplifica todo el proceso. Es el caso de la gente que, por ejemplo, está saliendo de una relación y no tiene ganas de volver a los boliches o a los espacios comunes.

Ellos recurren mucho a páginas de citas o redes sociales para conocer a alguien y vincularse de una manera más informal. Las redes sociales se han integrado muchísimo para acortar el camino. Uno de los riesgos que se dan con las relaciones que nacen en Internet es la idealización de la otra persona, así como también la decepción cuando las expectativas no se cumplen.

El problema es que se le atribuyen características mágicas y todos parecen y se venden como perfectos. Hay personas que cuando han tenido fuertes crisis, han recurrido a las redes sociales y las han usado como reservorio.

Para los entendidos, un fenómeno que ya es prácticamente moneda corriente es integrar las redes sociales, el Whatsapp y otros instrumentos tecnológicos a la relación.

Y es que se pasa a ser uno más: las parejas que se conocieron por las redes sociales, por ejemplo, y que después se conocieron cara a cara y pudieron constituirse como una relación, sienten que tienen que retribuir algo a las redes, entonces comparten todo lo que hacen ahí.

O se cuentan todo lo que hacen y después no hay nada nuevo para hablar cara a cara. Internet pasa a ser un formato central en la relación.

No existe una receta para determinar en qué medida es recomendable priorizar lo real a lo virtual, pero está claro que no deben remplazarse, sino complementarse ambos “mundos”.

Y ello depende de cada pareja y su predisposición a estar sin verse de frente. Pero si alguien tiene más energía para la interacción virtual que para la real, probablemente estamos frente a un problema.

En tu caso, ¿has conocido a futuras enamoradas en las redes sociales? ¿puedes contarmos algo de esa experiencia?

Vía: meeticafinitty
Foto:

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion