Porno venganza: cuando lo íntimo se vuelve público

porno-venganza

Compartir fotos o videos íntimos con tu pareja puede ser casi lo mismo que tener un revólver sobre la sien. Uno nunca sabe cuándo la relación puede culminar, y si no es buena forma, puede provocar algún tipo de reacción negativa por parte de la pareja. Gracias a la tecnología, la venganza emocional se ha trasladado al Internet. Es lo que actualmente, muchas legislaciones conocen como porno venganza.

LOS PRIMEROS PASOS

El fenómeno de la porno venganza ha adquirido dimensiones colosales, sobre todo, en los Estados Unidos. Ciertos estados como California, Nueva York o Nueva Jersey, han incluido dentro de su legislación penas, si bien no tan severas, contra las personas que publiquen imágenes, fotos o conversaciones íntimas con sus ex parejas (o en términos simples, la porno venganza).

El caso que rebasó el vaso fue el de Holly Jacobs, quien se enteró que fotos y videos suyos habían sido colgados en Internet, sin su previo consentimiento. Aunque ella aún no puede tener plena certeza, cree firmemente que su ex pareja es la responsable de la venganza online. Actualmente, Jacobs es una de las principales propulsoras de penas severas contra la porno venganza en el país yanqui.

¿QUÉ ES Y QUÉ NO ES PORNO VENGANZA?

El límite es difícil de precisar. Por ejemplo, tenemos lo más básico, el caso de aquellos pervertidos que toman fotos o graban a otras personas en situaciones incómodas en lugares públicos, como la playa, la calle, el parque, o en lugares privados, como un baño o un dormitorio. Esto no es porno venganza, puesto que el sujeto agraviado nunca dio consentimiento para la grabación. Estas actitudes serían calificadas como violación a la intimidad.

En el caso de la porno venganza, ambos miembros de la pareja dan su consentimiento para ser grabados o fotografiados en situaciones íntimas. La vejación ocurre cuando uno de los dos rompe el compromiso implícito de privacidad, para provocar en el otro, angustia emocional. Las nuevas normas norteamericanas inciden en este factor, es decir, que existe una clara intencionalidad de una de las partes de herir o hacer sufrir a la otra persona.

LOS PROBLEMAS LEGALES

Sin embargo, no todo queda en la pena que se imparta contra la ex pareja. El problema trasciende ello. Muchas fotos y videos no logran ser retirados de las páginas web donde fueran alojados (e incluso, viralizados). Aún, las normativas no ofrecen sanciones drásticas contra las webs que amparan la porno venganza. Muchos litigantes observan que enjuiciar a estas empresas resulta costoso debido a lo engorroso y largo que puede resultar el proceso.

Tenemos un caso muy conocido en el Perú respecto a un grupo de modelos, de un programa juvenil, involucrados en lo que podríamos llamar porno venganza. Este hecho, que tuvo mucha repercusión en la prensa, develó a los ojos de todos, mensajes y fotos de contenido íntimo. Claro, aquí lo que se mostró es lo que conocemos como sexting. El sexting es, nada menos, que tomarse unas fotos de contenido erótico y enviárselas a la pareja o a un conocido.

En la legislación norteamericana, este tipo de casos como el ocurrido con estos populares personajes no recibiría ningún tipo de sanción. De hecho, la persona que recibe las imágenes de tipo sexualmente sugerente, tiene la plena libertad de divulgarlo a través de los medios o Internet, ya que se sobreentiende que el involucrado al enviar las imágenes por correo, WhatsApp u otro medio tecnológico, da pleno consentimiento al receptor sobre el manejo de dicho contenido.

¿SANCIONES JUSTAS?

De hecho, un sujeto que comete porno venganza no puede ser sometido a penas severas como los violadores sexuales o los secuestradores. La legislación yanqui establece penas moderadas, que van desde las multas por mil dólares en caso de una primera infracción, o hasta 6 meses de cárcel efectiva cuando el hecho se vuelve reiterativo. Lamentablemente, en el Perú, la legislación aún no contempla de forma explícita sanciones contra quienes cometen estas vejaciones.

Vía: merca20.com / zocalo.com.mx

Foto: radiomacondo.fm

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion