El uso del software portable desde la red local

Las ventajas que tiene el software portable en los equipos es que no necesita instalación. Se trata de una versión de un programa que sólo tenemos que ejecutar para que funcione.

Es habitual por tanto incluir este tipo de aplicaciones en unidades de memoria externa para tenerlas disponibles siempre con nosotros, pero una alternativa que podría ayudar mucho a las empresas es utilizar el software portable desde la red local.

Se trata de tener el software en una carpeta en el servidor, o compartida en un equipo, de manera que cuando necesitemos ejecutar un programa sólo tengamos que conectarnos y acceder al mismo. De esta manera podemos tener un repositorio de programas para uso esporádico sin necesidad de instalarlo en nuestros equipos.

También es muy interesante reunir aquí utilidades que podemos necesitar en un momento concreto, tipo un desinstalador de aplicaciones, una herramienta que nos ayude a optimizar el rendimiento o a sincronizar dos carpetas.

De esta manera no necesitamos tener instalado un programa antisyware que sólo utilizaremos muy de vez en cuando. Tener este tipo de herramientas en la memoria USB está bien, pero si las incluimos en un repositorio en un carpeta compartida de la red local las pondremos a disposición de todos los usuarios de la empresa para su uso.

Muchos pueden pensar que para eso ya están las herramientas online, que muchas veces vienen a cubrir estas necesidades puntuales de muchas empresas, pero en ocasiones es más ágil la utilización de la red local que depender de la conexión a Internet puede jugarnos una mala pasada justo cuando más lo necesitamos. 

Vía

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.