Sell Simply: Twitter en una plataforma para vender productos

Sell Simply: Twitter en una plataforma para vender productos

El uso de las redes sociales como un canal más de comercio online es ya de lo más habitual, y como buena muestra de ello comentamos hace un par de días el caso de StoreYa. En esta ocasión Twitter, totalmente focalizado en la conversación, no supone un entorno amigable para un proceso relativamente complejo como es una acción comercial. 

El objetivo de Sell Simply es tirar por tierra esa idea, convirtiendo esta red social en una plataforma en la que realizar todo el proceso de venta de un producto, naturalmente de forma muy elemental. La herramienta, que lleva funcionando desde el verano y ya ha producido 10.000 ventas, también está preparada para que organizaciones sin ánimo de lucro pueda recaudar donaciones.

Si alguno de nuestros seguidores, o incluso alguien que no nos siga pero lea el mensaje por retweet, responde a éste con la palabra “buy” e incluyendo @SellSimply, la compra quedará cerrada. En el caso de las donaciones, la palabra mágica será “donate”. Naturalmente, el comprador o donante también tendrá que tener su cuenta validada, lo que hará que Sell Simply procese la compra y PayPal el pago.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




También se generará un recibo que el comprador recibirá por mensaje directo, email y quedará almacenado en su perfil de Sell Simply. La herramienta es capaz de calcular automáticamente los gastos de envío en base a una serie de parámetros que el vendedor puede configurar de antemano, y con ello todo el círculo queda cerrado.

Cualquier usuario de Twitter puede poner objetos a la venta una vez se ha creado el perfil, o importarlos desde tiendas como Etsy, eBay, Craigslist, Art Fire o Bonanza. Para esto último existe una extensión de Chrome que facilita el proceso de publicar automáticamente los productos que ya estén ofertados en dichos comercios.

Sell Simply combina la agilidad para llegar a muchas personas a través de la red social con una facilidad para realizar las ventas tan pasmosa que llega a impresionar. Eso de estar rellenando engorrosos formularios y completando numerosos pasos para poder efectuar una simple compra suena a algo del Pleistoceno en comparación con la descarada comodidad de lanzar una respuesta en Twitter. Para hacerlo aún más genial, solo faltaría que fuese capaz también de entender el castellano.

Fuente: Genbeta

comments

Autor entrada:

Deja un comentario