4 razones por qué Francia es tan productiva con más vacaciones y pocas horas de trabajo

Allí sus trabajadores dedican menos horas al trabajo que en otros países vecinos y sin embargo su economía está entre las más productivas. Aquí te contamos por qué.

La productividad no depende solamente de cuán duro se trabaje, sino de cuánto valor se obtiene por cada hora que se pasa en el trabajo. En Francia, sus empleados trabajan menos horas y se toman más vacaciones.

Y, sin embargo; sus niveles de productividad son cercanos a los de lugares como Alemania y Estados Unidos. Pero eso no es todo: la productividad francesa también es mayor que la de su vecino al otro lado del Canal de la Mancha, Reino Unido. Y esto porque según los últimos datos, el país galo es 30% más productiva que que los británicos Reino Unido, donde por cada hora que trabajan obtienen un 30% más de resultado que un británico medio.

Pero, ¿cómo logra Francia ser tan productiva? El programa de la BBC In Business investigó recientemente este tema encontrando las 5 principales causas de la elevada productividad francesa, pero no todas son buenas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1. Alta inversión en tecnología y maquinaria

El sector minorista es uno de los más productivos de la economía francesa, cuyas empresas se han visto beneficiadas por una laxa regulación, que ha permitido construir enormes hipermercados a las afueras de cada ciudad.

Pero las economías de escala no son la única causa de esta productividad, pues probablemente sus trabajadores tienen más vacaciones que muchos países europeos, pero cuando trabajan lo hacen duro. Por ejemplo, cuando se observa el ritmo de trabajo de los cajeros de supermercados, es mucho mayor en Francia que en otros países.

¿La razón? Son vigilados de cerca, cuyo control se hace a través de la tecnología donde los gerentes saben exactamente cuántos clientes ha servido cada uno de los cajeros. Esta información se utiliza luego para establecer sistemas de incentivos para premiar a los trabajadores más productivos.

2. Una buena infraestructura

Pero los supermercados y el resto de los sectores económicos se benefician también del hecho que las infraestructuras en Francia son muy buenas.
Si se viaja en tren por el país se da cuenta que aunque no toda la red de infraestructuras es perfecta, es claramente mejor que en otros países.

La mayor parte de las ciudades principales están conectadas por trenes de alta velocidad, y esto no sucede solo en París y sus alrededores. Esto ayuda a empresas como Saint Gobain, un enorme grupo de fabricación de materiales de la construcción, cuya fábrica se localiza en las afueras de París donde el transporte de sus materiales son realizados eficientemente por ésta vía de comunicación por lo que en los últimos años la fábrica ha pasado de tener dos líneas de producción a solo una que no solo es más rápida, sino que necesita menos trabajadores para funcionar.

3. Trabajadores aplicados

Las empresas francesas también invierten en soluciones de alta tecnología porque tienen que hacerlo: los trabajadores franceses son caros. No pueden ser obligados a trabajar más de 35 horas a la semana sin que se les paguen horas extra o se les ofrezca compensación.

Como explica el director de recursos humanos de Saint Gobain para Francia, Régis Blugeon, esto significa que cuando trabajan, lo hacen duramente. “Tienen que hacerlo, la semana es muy corta, son 35 horas. Pero lo gente lo acepta: es parte de la negociación colectiva entre sindicatos y empresarios”.

4. Las universidades de élite

Y al escuchar al gerente de la planta de Gobain, Jacques Moronvalle, queda claro que al igual que muchos otros en la cima de la industria francesa, es graduado de una de las universidades de élite cuyos licenciados dominan la sociedad y la economía. Una de ellas es CentraleSupélec, a las afueras de París. En uno de los laboratorios, el investigador Bertrand Davis lleva a cabo una investigación puntera. “Estoy trabajando en el campo de ingeniería de tejidos. Quiero producir huesos artificiales”, explica.

Te puede interesar: Suecia, el país más productivo del mundo

De hecho, todo este sistema educativo funciona en asociación con las grandes empresas francesas. Estas escuelas son lugares impresionantes, pero entrar en ellas es muy difícil. La competencia es grande y normalmente los aspirantes tienen que hacer dos años extra de educación intensiva en la escuela tras acabar el bachillerato.

5. Los excluidos de la fuerza laboral

Pero, si Francia es un país tan productivo, ¿por qué con frecuencia es percibido  como el enfermo de Europa? El crecimiento, de hecho, ha sido lento e intermitente. Y el desempleo es el doble que en Reino Unido.

Como lo explica, Nicola Brandt, economista, existe una dicotomía: junto a esas empresas tan eficientes también hay muchas empresas pequeñas no muy productivas, y a menudo muy viejas, con dinámicas empresariales no tan vibrantes como en otros países. “Y lo que falta son empresas medianas que sean fuertes, como en Alemania”, afirma.

Una razón por la que Francia no está desarrollando empresas medianas eficientes son las barreras existentes a la hora de crear y hacer crecer una empresa.
Y esto porque es más difícil entrar en el mercado, crear una empresa es pesado, la administración y los impuestos son pesados, lo cual siempre es más difícil para las Mypes.

Y hay otra razón por la que la productividad es alta, y no es una buena razón. Francia tiene un nivel alto de desempleo, alrededor del 10%, y una baja tasa de empleo debido a que no sale a cuenta emplear a muchos franceses, asegura Nicola Brandt. “Debido a una combinación de un salario mínimo relativamente alto y de los elevados costes laborales, además del hecho de que una gran parte de la población adulta tiene relativamente bajas cualificaciones, grandes sectores de la población están excluidos de la fuerza laboral, no trabajan. Así que los trabajadores menos productivos no están en la fuerza laboral”.

Esto implica que la elevada inversión de las empresas francesas se dedica a reemplazar a trabajadores caros y poco productivos por máquinas, computadoras y robots, lo cual aumenta las cifras de productividad. En resumen, es fácil mejorar la productividad si se saca a los empleados menos productivos de la ecuación. Una consecuencia: más trabajadores pobres.

Aunque el gobierno francés ha intentado desregular algunos aspectos del mercado laboral, esto no está ayudando. También los políticos franceses han intentado promover medidas para aumentar el número de personas en el mercado laboral. Una de ellas es el desarrollo del autoempleo y de los contratistas independientes.

Pero a pesar de todo esto, es indudable que Francia está haciendo muchas cosas bien: está casi a la par con Alemania y Estados Unidos, dos economías comparables y entre los países más productivos del mundo.

Vía: BBC

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P