Así funciona el primer supermercado sin empleados en China

¿Imaginas un minimarket sin personal para cobrarte? Pues en Hefei ya hay uno  funcionando. Un modelo de negocio que podría ser muy rentable.

Sin filas. Sin empleados. Sólo toma lo que se necesita y salir del lugar. Eso y mucho más es Moby Mart, una tienda rodante que recién abrió sus puertas en la ciudad de Hefei, China, para proponer una nueva era en el mundo del retail.

Además, el objetivo de este proyecto, es volver este modelo una especie de franquicia para que cualquier persona en el mundo pueda arrancar su propia tienda de conveniencia sin empleados.

Tienda sobre ruedas

Abierta las 24 horas y los 365 días del año, este ómnibus promete una experiencia de compras innovadora y súper conveniente. Lo único que se tiene que hacer es registrarse en su aplicación y enlazar la tarjeta de crédito o débito a ella. Así que cuando se acuda a la tienda rodante, el dispositivo móvil será el pasaporte de entrada.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


De tal modo que el ómnibus abre sus puertas ante los usuarios registrados, que pueden comprar una amplia gama de productos y pagan a través de su móvil, sin ningún contacto humano más allá del holograma humanoide que saluda al entrar.

Una vez adentro, el sistema de Inteligencia Artificial de la tienda te dará la bienvenida por el nombre del cliente ya registrado quien debe usar su teléfono inteligente con el cual podrá escanear cada uno de los códigos de barras de los productos que interesa comprar y, el total de la compra, se cargará automáticamente al método de pago seleccionado.

Además, la tienda estará equipada con cámaras de seguridad con tecnología de punta para vigilar que todo se realice oportunamente. Con respecto a los inventarios, éstos serán monitoreados de manera remota y se resurtirán periódicamente en base a los máximos y mínimos establecidos.

Futuro del comercio mayorista

Esta genial idea de negocio fue de Wei Li, un alumno de tercer curso de ciencias de la computación de la Universidad de Hefei, quien vislumbró el futuro del comercio minorista.

El Moby Mart de Li pertenece a Wheelys, una start-up fundada mediante crowdfunding con sede en Estocolmo (Suecia). Originalmente centrada en fabricar cafeterías que pueden ser trasladadas de un lugar a otro en bicicleta, la compañía ahora está probando un modelo de tienda de 24 horas totalmente operada por tecnología, escogiendo el campus de la Universidad de Hefei, a unos 450 kilómetros al oeste de Shanghái, que es el sitio de pruebas de Moby Store.

A diferencia de las industrias de los taxis y los hoteles, que tanto en China como en el resto del mundo viven una revolución gracias a las plataformas de viajes y alojamientos compartidos como Uber y Airbnb, la venta física al por menor aún no ha experimentado cambios tecnológicos significativos.

Aunque Amazon ya está probando un concepto similar de compras sin vendedor en su tienda Amazon Go para sus empleados de Seattle (EEUU). Pero los cofundadores de Wheelys decidieron realizar sus pruebas en China en vez de Suecia, en parte, debido a la gran población del país. Pero también se interesaron en la omnipresencia de los pagos móviles.

Y es que alrededor del 60% de las 175 millones de transacciones diarias procesadas por la compañía china de pagos en línea Alipay en 2016 se realizaron a través de un teléfono móvil, según Better Than Cash Alliance.

Lin de la mano de la empresa espera integrar aún más tecnologías en el futuro. Por ejemplo, el joven emprendedor imagina convertir el rostro humano holográfico que saluda a los clientes en un asistente de inteligencia artificial (AI) que ayude a los compradores a respetar un presupuesto determinado, por ejemplo, ofreciendo productos diferentes y sugerencias personalizadas.

También quiere desarrollar un sistema en la nube que almacene datos sobre el comportamiento general de los clientes, así como las preferencias individuales. El objetivo es analizarlos para ayudar a los dueños de las tiendas a predecir qué productos se venderán en qué lugares.

Incluso se prevé que el autobús llegará a ser capaz de reponerse de forma autónoma al conducirse solo hasta el almacén cuando se agoten los suministros, y también de aumentar las ventas al moverse por diferentes lugares en función de las predicciones de demanda.

Los emprendedores pueden comprar una franquicia de autobús Wheelys y operarla con unos costes lo suficientemente bajos para generar beneficios incluso en una zona remota, o con una tienda especializada en artículos de interés como cómics, vinilos u libros de segunda mano.

¿Qué te parece esta novedosa idea de negocio? ¿crees que tendría éxito en nuestro país?

Vía: technologyreview.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments